04 oct

Los cambio de la nueva Directiva de Eficiencia Energética en Edificios supondrá una serie de cambios.

El Acuerdo de París de 2015 sobre cambio climático ha llevado la Unión Europea a comprometerse a descarbonizar totalmente su parque inmobiliario en 2050. Es por esto que se han pactado unos objetivos a corto plazo (2030), a medio plazo (2040) y a largo plazo (2050). Cada país tiene que buscar un equilibrio rentable entre descarbonizar el suministro de energía, reducir el consumo final de energía y favorecer el uso de energías renovables. En 2030, las emisiones de gases de efecto invernadero deberán de ser un 40%  menos que en 1990 y en 2030 un 80-90% menos.

A continuación se detallan los aspectos más destacables incluidos en la revisión:

Reforma del parque inmobiliario

La revisión de la EPBD profundiza en la necesidad de la reforma del parque inmobiliario para que todos los edificios tengan alta eficiencia energética y estén descarbonizados antes de 2050. La transformación de los edificios existentes debe ser económicamente rentable y combatir la pobreza energética. Esto se medirá través de la Certificación Energética para documentar la mejora realizara en las reformas.

Eficiencia energética en edificios nuevos y los sujetos a reformas importantes

Los Estados miembros establecerán unos requisitos en relación con la eficiencia energética general, la instalación correcta y el dimensionado, que será de aplicación obligatoria en todas las instalaciones de los edificios nuevos.

Los vehículos eléctricos y la edificación

Para reducir considerablemente la contaminación de los vehículos, será necesaria la electrificación del parque automovilístico, fomentando la creación a su vez puntos de recarga en edificios nuevos y existentes. Para esto se deben de simplificar los trámites administrativos para fomentar la instalación, simplificando y eliminando las posibles barreras reglamentarias, incluidos los procedimientos de autorización y aprobación.

El indicador de preparación para aplicaciones inteligentes

El internet de las cosas ofrece nuevas oportunidades de ahorro energético, proporcionando a los consumidores información más precisa sobre sus patrones de consumo y posibilitando una mayor eficacia la red. Se propone un “Indicador de preparación para aplicaciones inteligentes” que indique la mayor o menor capacidad de las instalaciones del edificio a adaptarse a las necesidades del ocupante, a las necesidades de la red y de mejorar su eficiencia energética. Este indicador deberá estar definido en 2020 y a corto plazo su aplicación será opcional.

Inspecciones de eficiencia energética de las instalaciones

La revisión de la EPBD modifica por completo los artículos 14 y 15 referentes a la inspección de las instalaciones térmicas de los edificios. En este caso se insta a que se realicen inspecciones periódicas de las partes accesibles de las instalaciones de calefacción, refrigeración y ventilación de más de 70 kW. Las inspecciones deberán analizar el funcionamiento de la misma de forma que se optimice su eficiencia en condiciones de funcionamiento habituales o medias.

La importancia de los sistemas de control y monitorización

La instalación de los sistemas de control debe considerarse la alternativa más rentable en grandes edificios tanto residenciales como no residenciales. Además, los sistemas de control facilitan la inspección por parte de un tercero del correcto funcionamiento de las instalaciones. La reforma de la EPBD obliga que antes de 2025 los edificios de más de 290 kW en de potencia en calefacción o en refrigeración (incluyendo ventilación) deben tener sistemas de control.

¿Necesitas más información? Puedes leer más artículos y ver todos los servicios que ofrecemos.

Comparte