11 abr

Las ventas de calderas murales en España aumentan un 12,5%

La tecnología de calderas de condensación es la principal elegida

El Presidente de la Asociación de Fabricantes de Generadores y Emisores de Calor (Fegeca), Vicente Gallardo, acompañado de la Secretaria General de la asociación, Sonia Pomar, así como de algunos representantes de los principales fabricantes del sector, ofrecieron una rueda de prensa el pasado 28 de febrero en Ifema –coincidiendo con la feria Climatización y Refrigeración-, donde analizaron los datos del nuevo informe sobre la evolución del sector de la calefacción en España en 2018 y en la que se revelaron los principales parámetros de los diferentes mercados representados en Fegeca.

Gallardo señalo que, en líneas generales, el mercado del agua caliente y de la calefacción en España ha tenido un “comportamiento excelente” en 2018, marcado por un aumento de la actividad y la consolidación de productos y servicios relacionados con la eficiencia energética, tanto en nueva construcción como en reforma, lo que le ha permitido alcanzar un crecimiento generalizado en sus ventas, con una facturación que ha superado los 455 millones de euros, señal inequívoca de que el sector se va recuperando poco a poco después de unos años difíciles.

Las políticas europeas para la descarbonización de los edificios, junto con el fenómeno de la digitalización -entendida como la mejora en los sistemas de conectividad- y la incorporación gradual de la Inteligencia Artificial en los equipos, “han marcado el rumbo del sector de la calefacción en nuestro país el pasado año y lo seguirá marcando en años sucesivos”, señaló.

Además de la incorporación de tecnologías cada vez más eficientes, el mercado avanza hacia el uso y disfrute de soluciones inteligentes que permiten al usuario optimizar el consumo y reducir los niveles de emisión a la atmósfera. Aunque hoy en día es un concepto muy incipiente, el desarrollo de las ciudades inteligentes o Smart Cities, también se convertirán, en el medio plazo, en otro de los desafíos para el mercado de la calefacción.

El estudio señala, un año más, una clara tendencia hacia la incorporación de sistemas individuales de calefacción mucho más eficientes, como la tecnología de condensación, tanto en el sector residencial como comercial, siendo España el país europeo que más rápidamente ha incorporado dicha tecnología; de hecho, un elevado porcentaje de las cerca de 60.000 nuevas viviendas construidas el pasado año en nuestro país fueron equipadas con calderas murales de condensación. Un producto, el de las calderas murales, que en 2018 ha experimentado un crecimiento del 12,5%, con más de 316.000 unidades vendidas, lo que ha supuesto un ahorro energético total de 65,87 GWh en un año.

En el caso de las calderas de pie a gas y gasóleo y de biomasa, el número de unidades vendidas supera, en su conjunto, las 33.000, lo que representa un incremento superior al 5% respecto al año anterior. En el caso de las primeras, el 22,5% de las ventas son también calderas de condensación.

En opinión del Presidente de Fegeca, “esta tendencia a la condensación va a continuar en los próximos años, hasta alcanzar el 100% del parque de calderas”. De hecho, señaló que las calderas de gas de condensación son “la mejor solución para la reposición del amplio parque de calderas existente –actualmente más de nueve millones de viviendas cuentan con caldera mural en nuestro país-, no solo por su tamaño y bajo coste, sino también por su alto rendimiento y facilidad de instalación”. En la medida en que todos los agentes del sector, tanto fabricantes como administración pública, sean capaces de promocionar y fomentar la reposición de estos equipos, afirmó Gallardo, “contribuiremos de manera decisiva al cumplimiento de los objetivos climáticos”.

Con el fin de fomentar y potenciar la renovación del parque instalado, Fegeca puso en marcha en octubre pasado una iniciativa en nuestro país para potenciar la sustitución de aparatos para calefacción y producción de agua caliente sanitaria por otros más eficientes en el sector residencial, que ya se ha implementado en otros Estados Miembros como Alemania, Reino Unido, Austria e Italia.

Se trata de un nuevo etiquetado para los equipos ya instalados, con el objetivo de informar a los usuarios del grado de eficiencia de sus aparatos y de la existencia de tecnologías más eficientes, y que pone de relieve el compromiso de la asociación con los principios de eficiencia y descarbonización que imperan en Europa. “En estos cuatro meses, las tasas de renovación de equipos están subiendo, lo que indica el éxito de esta medida”, afirmó Gallardo.

Casi un millón de radiadores vendidos

Otro de los mercados analizados por Fegeca en el citado estudio es el de los emisores, en el que se incluyen los radiadores y los sistemas de climatización por suelo radiante. El informe refleja un aumento del 6,8% en las ventas de radiadores en España con más de 951.000 unidades vendidas en 2018, tanto en obra nueva como en reposición, especialmente en los segmentos de aluminio, cuarto de baño y fundición. En el caso del suelo radiante, los metros cuadrados calefactados con este sistema ha sido similar al año anterior, superando ligeramente los dos millones, con unas perspectivas de desarrollo muy buenas.

Los calentadores de gas siguen siendo la principal opción para la producción de agua caliente en el ámbito doméstico, con una proyección de futuro muy importante. Sus ventas han caído ligeramente respecto al año anterior, pero aún así se han superado las 388.000 unidades vendidas. Una de sus ventajas es que se pueden integrar con sistemas solares térmicos y adaptarse a todas las demandas y necesidades. Además, su alta eficiencia reduce considerablemente los costes de mantenimiento, agua y gas.

Finalmente, los termostatos on/off y los termostatos modulantes específicos para calefacción también han experimentado un crecimiento del 4,85% en sus ventas respecto al año anterior.

A través de este enlace puedes descargarte el informe sobre el mercado de la calefacción de Fegeca: Informe mercado calefacción 2018 – Fegeca

Fuente: Calor y Frio

Comparte
04 abr

¿Quieres trabajar con nosotros? En Tecnigrado buscamos personal cualificado

La mayoría de empresas del metal, no encuentran personal cualificado para trabajar

El sector del metal agrupa a 2.000 empresas y más de 51.000 trabajadores; un sector que, dicen desde la federación, es atractivo laboralmente y, a la vez, desconocido. José María Fuster, técnico de la Federación de Empresarios del Metal de CEPYME, indica que “este tipo de industrias ya no son grises sino que son muy modernizadas, muy digitalizadas y con una perspectiva de empleo importante y una estabilidad”  porque “asienta empleo estable y, en este caso, no son empleos temporales sino de larga duración“.

A pesar de que es un nicho de empleo en crecimiento, las empresas no encuentran trabajadores cualificados. Así, “las formas de trabajar de hace muchos años han ido evolucionando”, continúa. Actualmente, “hay hasta robots de soldadura pero, evidentemente, estos robots requieren técnicos que los gestionen, equipos de mantenimiento y una actualización en la formación”.

¿Quieres trabajar con nosotros? En Tecnigrado buscamos personal cualificado para añadir a nuestra plantilla y seguir creciendo contigo. Ponte en contacto a través del formulario de nuestra web.

Comparte
21 mar

El 85% de las calderas de las casas son ineficientes y contaminantes

Entre 2000 y 2015, las emisiones de las casas y de los comercios en las ciudades de la UE se han mantenido estables, según un estudio de la Agencia Europea del Medioambiente. Los locales comerciales, las instituciones y los hogares son responsables del 57% de las emisiones de partículas, del 47% del monóxido de carbono y del 14% del dióxido de nitrógeno. En Fegeca, la asociación de fabricantes de generadores y emisores de calor calculan que el 85% del parque de calefacciones español es ineficiente y contaminante. Actualmente, solo entre el 10% y el 15% de las calderas son de condensación. Una tecnología que permite ahorrar hasta un 25% de consumo de energía y emite un 35% menos de CO2.

Por otro lado, en España no existen ayudas económicas a nivel nacional destinadas a la renovación del parque. Sin embargo, sí que hay ayudas por parte de los Gobiernos regionales de las comunidades autónomas de Madrid, Murcia, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Aragón y Asturias.

El sector de las calderas en la Unión Europea

Según Bruselas, la mitad de la energía consumida en Europa se emplea para calefacción y climatización, y gran parte de ella se desperdicia. El 65% del parque de calderas instalado, que asciende a más de 120 millones de aparatos es viejo e ineficiente. La Asociación Europea de la Industria de la Calefacción (EHI) estima que la tasa de reposición de calderas actual es de una media del 4% al año en Europa, por lo que si se siguieran estas cifras, el parque tardaría en renovarse no menos de 25 años.

Por otro lado, en otros países de Europa se toman medidas para rejuvenecer el parque. En Alemania existe un plan renove, por el cual el usuario recibe una ayuda económica estatal para cambiar de caldera. En Italia, el cliente puede desgravar la factura de la nueva instalación cuando le toca pagar el IRPF. Gallardo asegura que dentro de unos años las calderas instaladas en las casas del boom de la construcción serán un problema, ya que en 2008 las calderas murales de condensación apenas representaban el 0,6% de las ventas.

El peso del sector en España

Fegeca lanzó una campaña en 2015, cuando entró en vigor una normativa europea que obligaba a que todas las calderas de nueva instalación sean de condensación o más eficientes, que se llamó Si condensa, compensa. Con esta campaña, la asociación quería mostrar a los usuarios las ventajas de adquirir una caldera de condensación, gracias a la cual, según el sector, se puede ahorrar hasta un 25% en la factura del gas. En ella, Fegeca también informa de las ayudas que hay por comunidades autónomas destinadas a incentivar la compra de instalaciones más eficientes. Esta iniciativa, que fue subvencionada por las empresas del sector, intentó mostrar a los ciudadanos que existe una tecnología más eficiente y madura, pero no tuvo todo el impacto que hubiesen querido en los medios.

Fuente: Cinco Días / El País

Comparte
28 feb

Cómo ahorrar energía en una comunidad de vecinos

En España, el uso de energía en las viviendas supone más del 15% del total del consumo de recursos energéticos por detrás del transporte y la industria.

La repercusión de emisiones de CO2 a la atmósfera es muy elevada debido a la fabricación de materiales y al uso de las edificaciones. Nuestro parque de viviendas en España es muy antiguo (el 72% de las viviendas existentes se construyeron entre los años 1960 y 1980), por lo que son grandes “devoradoras” de Energía. En este artículo expondremos qué pasos seguir, para conseguir ahorrar energía en una comunidad de vecinos.

1. Realizar una auditoría energética

Una auditoría energética consiste en el estudio integral de los aspectos técnicos y económicos que tienen relación directa o indirecta en el consumo energético de un edificio, para poder establecer medidas correctoras, y obtener así un uso racional de la energía y, por tanto, ahorrar energía. Deberán ser realizadas por técnicos que dispongan de amplios conocimientos técnicos en las instalaciones y elementos constructivos que conforman los edificios.

Para ello, deberán analizar los cerramientos, la iluminación, los sistemas de calefacción y/o climatización, ventilación de garajes, ascensores etc. Así mismo, es importante realizar el análisis de ámbitos de consumo de los propietarios e inquilinos, tales como horarios de calefacción, ventilación e iluminación. Por último se procederá a una recopilación de la facturación energética completa de la totalidad de suministros.
Especial atención, se debe prestar a las instalaciones de calefacción e iluminación-ascensores, que en las comunidades de propietarios suponen aproximadamente un 55% y 40% respectivamente, del consumo energético total del edificio. Si existe la posibilidad económica de realizar actuaciones en los cerramientos, conseguiremos reducir la demanda energética en un porcentaje muy importante, con el consiguiente confort y ahorro para los vecinos del inmueble.

2. Contratar a un gestor energético para ahorrar energía

Una vez realizada la auditoría , se procederá a analizar, por parte de un técnico cualificado (gestor energético), todos los datos obtenidos con el fin de establecer pautas y mejoras que consigan una reducción de la demanda energética, y el consiguiente ahorro económico. Podrá proponer mejoras en cada una de los aspectos que así lo requieran, comunicándoselo a la comunidad de vecinos, y aportando los estudios económicos pertinentes.

Entre las actuaciones para ahorrar energía pueden estar:

    Aislamiento térmico de la fachada
    Sustitución de ventanas por unas más eficientes
    Sustitución de calderas antiguas o en mal estado por otras más eficientes (calderas de baja temperatura, condensación o biomasa)
    Renovación de los puntos de alumbrado de zonas comunes por iluminación led
    Instalación de sistemas de control de presencia para zonas comunes
    Optimización de facturación energética
    Optimización de uso de sistemas de calefacción/climatización/agua caliente sanitaria
    Aporte de energía renovable (solar térmica) o fotovoltaica
    Programa de mantenimiento adecuado

3. Emitir certificado energético único del edificio.

Con un certificado energético de la totalidad del edificio, se podrá conocer el estado actual del mismo, y los puntos sobre los que se ha de incidir, aplicando medidas correctoras. A la comunidad de vecinos se le expondrá, para que puedan tomas las decisiones que consideren más convenientes en materia de eficiencia y ahorro energético. Si se ejecutan algunas de las actuaciones propuestas, se realizará el certificado energético final, con obtención de la calificación definitiva, para poder presentarlo ante los organismos oficiales y poder optar a mejoras en las ayudas gubernamentales o autonómicas.

4. Aprovechar la línea de ayudas establecida por el Gobierno y las Comunidades Autónomas.

Con las ayudas ofrecidas por el gobierno y las comunidades autónomas, las inversiones en comunidades de vecinos para eficiencia energética son rentables, ya que el período de amortización se reduce considerablemente.

Desde el 3 de Febrero de 2018, las comunidades de propietarios, podían beneficiarse del Programa PAREER (Programa de Ayudas para la Rehabilitación Energética) gestionado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). Actualmente el plazo de solicitud está cerrado, a la espera de que se prorroguen dichas ayudas.

Tipología de actuaciones objeto de las ayudas: aquellas que consigan una reducción de las emisiones de CO2 y del consumo de energía final mediante una o varias de las tipologías siguientes:

      1.Mejora de la eficiencia energética de la envolvente térmica
      2.Mejora de la eficiencia energética de las instalaciones térmicas y de iluminación
      3.Sustitución de energía convencional por energía solar térmica
      4.Sustitución de energía convencional por energía geotérmica

Las actuaciones objeto de ayuda, deben mejorar la calificación energética total del edificio en, al menos, 1 letra medida en la escala de emisiones de dióxido de carbono (kg CO2/m2 año), con respecto a la calificación energética inicial del edificio. Esta mejora de su calificación energética podrá obtenerse mediante la realización de una tipología de actuación o una combinación de varias.

Beneficiarios: podrán ser beneficiarios del Programa

    a) Los propietarios de edificios existentes destinados a cualquier uso, siempre que tengan personalidad jurídica de naturaleza privada o pública.
    b) Las comunidades de propietarios o las agrupaciones de comunidades de propietarios de edificios residenciales de uso vivienda, constituidas como Propiedad Horizontal.
    c) Los propietarios que de forma agrupada sean propietarios de edificios y no hubiesen otorgado el título constitutivo de propiedad horizontal
    
d) Las empresas explotadoras, arrendatarias o concesionarias de edificios.
    
e) Las empresas de servicios energéticos. No podrán ser beneficiarios de esta convocatoria las personas físicas sin perjuicio de lo dispuesto en las letras b) o c) del anterior apartado.

Puedes encontrar más información sobre cada una de las ayudas de las comunidades autónomas en el siguiente artículo

Comparte
14 feb

Aprobado el Real Decreto 20/2018 para instaladores RITE y frigoristas

Con este los instaladores RITE y frigoristas nivel 1, ya pueden instalar equipos con R-32

Recientemente CONAIF ha emitido una nota en relación a la aprobación del Real Decreto-ley 20/2018 que habilitará a las empresas instaladoras RITE a realizar, la ejecución, mantenimiento, reparación, modificación y desmantelamiento de las instalaciones de sistemas de refrigeración no compactos (splits), que contengan refrigerantes de clase A2L, con carga de refrigerante inferior a los que facilitamos en la siguiente tabla elaborada por CONAIF.

Tabla de límite refrigerante decreto 20/2018

Así queda recogido en la disposición transitoria segunda del Real Decreto 20/2018, de 7 de diciembre, de medidas urgentes para el impulso de la competitividad económica en el sector de la industria y el comercio en España, que entró en vigor el pasado 8 de diciembre de 2018.
CONAIF aplaude esta medida porque recoge una de sus reivindicaciones en materia de climatización/refrigeración que, a su juicio, urgía implementar y que fue incluida dentro de las alegaciones que esta organización empresarial emitió al borrador del Reglamento de Seguridad para Instalaciones Frigoríficas (RSIF): la eliminación de las trabas que impedían a los instaladores RITE y frigoristas nivel 1 instalar aquellos equipos que cargaran refrigerantes de la clase A2L, como el R-32, que en los últimos tiempos y como consecuencia de la directiva F-Gas han sido incorporados por los fabricantes a muchos de los equipos que comercializan, entre ellos las bombas de calor.
Hasta ahora únicamente los frigoristas nivel 2 podían instalar los equipos con R-32 y otros refrigerantes similares, al tener éstos una clasificación L2. Los instaladores con carné RITE y frigoristas nivel 1 que habitualmente trabajan en el mercado doméstico quedaban excluidos de la posibilidad de instalar equipos con dichos refrigerantes.
Con la entrada en vigor del Real Decreto-ley 20/2018 esta circunstancia cambia. Para CONAIF se trata de una medida sumamente positiva, reclamada por los instaladores RITE y largamente esperada. “Consideramos que la entrada en vigor de este Real Decreto-ley, que se anticipa al Reglamento de Frío actualmente en tramitación, es una gran noticia porque elimina las trabas para el instalador de la reglamentación actual”, señala la directora general de CONAIF, Ana María García Gascó.
Otra de las novedades dignas de destacar de este Real Decreto 20/2018 es que el titular de la instalación queda exento de poseer un seguro de responsabilidad civil de 500.000 € que cubra los posibles daños derivados de la instalación, siempre y cuando se cumplan determinadas condiciones.
Todas estas medidas son transitorias hasta que se apruebe, según se indica en el propio texto reglamentario, el Reglamento de Seguridad para Instalaciones Frigoríficas y sus ITC, que tendrá lugar previsiblemente en el primer trimestre del año, tal y como señaló el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo en el último Congreso de CONAIF, celebrado en octubre en Las Palmas de Gran Canaria.
El nuevo Reglamento, incorporará ya una nueva clasificación de refrigerantes A2L que podrán ser manipulados por empresas frigoristas nivel 1 y también RITE.

Ver el nuevo Decreto 20/2018 completo

Comparte
31 ene

Cómo ahorrar con un termo eléctrico

Los termos o calentadores eléctricos son una buena opción si queremos conseguir agua caliente sanitaria en nuestra vivienda sin hacer instalaciones de gas natural. Pero, al funcionar gracias a una resistencia conectada a la red eléctrica, si no lo utilizamos de forma adecuada, podemos estar consumiendo demasiada energía. Y a su vez, demasiado dinero. Por ello, vamos a dar una serie de consejos que nos aclaran cómo ahorrar con un termo o calentador eléctrico.

Eficiencia y aislamiento

El primer consejo para ahorrar en nuestro termo tiene que ver con el modelo que elijamos. A fin de cuentas, un termo eléctrico no deja de ser un electrodoméstico. Por lo tanto, debemos buscar siempre termos eléctricos con una calificación de eficiencia energética cercana a la A. Y no sólo eso, buscar termos con un aislamiento adecuado puede también reducir el gasto de forma significativa, ya que esto evitará que el agua caliente pierda energía.

Utilizar un termo programable

Muchos de los termos que se venden en la actualidad cuentan ya con un programador. Esto permite al usuario una selección de la temperatura deseada o la posibilidad de programarlo para funcionar sólo a ciertas horas del día o de la semana. El termo también puede contar con una función Smart que aprenda de nuestros hábitos de duchas, minimizando el tiempo de uso. El tiempo que no se está utilizando, el termo no consume, por lo que el ahorro se incrementa.

Bajar la temperatura del termo

El termo eléctrico nos da la posibilidad de elegir la temperatura a la que queremos que caliente el agua. Elegir una temperatura más baja del agua del termo nos permitirá reducir también el consumo energético del hogar.

Elegir la tarifa eléctrica adecuada

Otra de las opciones que tenemos si queremos ahorrar en nuestra factura, es contratar una tarifa eléctrica por discriminación horaria. Esto nos dejará ciertas horas al día en las que la electricidad será más barata. Aprovechando la capacidad de programación de nuestro equipo, podemos programarlo para que funcione en esas horas, haciendo que nuestra agua se mantenga caliente y minimizando el gasto económico del kWh consumido.

Apagar el termo eléctrico para ahorrar, ¿verdad o mito?

Hay opiniones diferentes con respecto a si apagar y encender el calentador para ahorrar es una buena opción. Lo mejor si se va a utilizar de forma continuada durante el día es utilizar un calentador programable, ya que el aparato no se apagará y así evitamos que toda el agua tenga que volver a calentarse cada vez que se realice la puesta en marcha. Por otro lado, si vamos a estar largos periodos de tiempo fuera de casa, claramente la mejor opción es apagarlo para que este deje de consumir durante ese tiempo.

Finalmente, si llevamos un horario estricto de uso del agua caliente (por ejemplo, ducharnos sólo por la mañana y no volver a casa hasta la noche), apagarlo tras la ducha matinal cuando el termo está con agua fría también puede generar un ahorro.

Localización del calentador

Colocar el calentador cerca de la fuente de consumo, es decir, del baño, permitirá evitar pérdidas de energía en la canalización. Por ello, no subiremos la temperatura del calentador para obtener la temperatura deseada en el agua que utilicemos.

Buenos hábitos de consumo

Finalmente, cabe destacar que unos hábitos de consumo correctos mejoran sustancialmente el consumo. Ducharse en vez de bañarse, o utilizar limitadores de caudal para nuestra grifería, nos permitirá utilizar una cantidad menor de agua caliente, y por lo tanto reducirá nuestro gasto. Por otro lado, utilizar el lavavajillas siempre al máximo de su capacidad también optimizará el uso de este, evitando lavados innecesarios. Asimismo, utilizar la lavadora con agua fría, o con temperaturas no tan elevadas, nos puede ayudar a conseguir nuestro objetivo.

Fuente: Calor y frio

¿Quieres seguir leyendo notícias? Visita nuestro blog

Comparte
17 ene

¡Se acerca el frío! Cómo preparar tu casa para hacerle frente

Ante la disminución de temperaturas que se previenen los próximos días, te facilitamos una serie de recomendaciones para que prepares tu hogar y puedas hacer frente al frío, ahorrando al máximo.

Qué hacer frente a una ola de frío

Revisa el aislamiento de puertas y ventanas.

Instalar sistemas de plástico en puertas y ventanas, te ayudará a evitar corrientes de aire indeseadas, que además de evitar que el aire frío entre en tu hogar, también te ayudará a mantener la temperatura interior.

Puedes encontrar estos sencillos y económicos mecanismos en tu ferretería de confianza o en grandes almacenes.

Calienta solo las estancias en las que hagas vida.

Si hay habitaciones que no utilizas o en las que no estas prácticamente en todo el día, cierra las llaves de los radiadores para que no se calienten.

Además, cierra puertas y ventanas, y baja persianas, para evitar al máximo pérdida de temperatura.

Decora tu casa para el frío.

El hecho de tener cuadros o estanterías en la pared hace que la temperatura de esta llegue a ser hasta un 1.5ºC superior, que en la misma pared desnuda.

Utilizar cortinas dobles, una fina para dejar entrar el calor y la luz del sol, y otra más tupida para la noche, o el hecho de usar alfombras, te ayudará a mantener e incluso, subir la temperatura de tu hogar.

Comprobar la caldera

Hay una serie de comprobaciones básicas que podemos hacer nosotros mismos para evitar la aparición de averías indeseadas.

  • Verificar la presión de la caldera Normalmente la presión debe estar entre 1-1,5 bares (zona verde del manómetro), si la presión es inferior a 1, los más probable es que la caldera no funcione.
  • Activa el modo calefacción. Las calderas suelen tener dos funciones, una solo para calentar el agua y otra, que además de agua caliente nos permite tener calefacción. Normalmente, viene indicado con los símbolos de un radiador para la calefacción y de un grifo para el agua caliente.
  • Ajustar la temperatura de trabajo de la caldera. Si esta es de condensación, se aconseja que la temperatura sea de 55-60 ˚C. En el caso de una mixta (calefacción+ACS), la temperatura de salida del agua de los grifos recomendada dependerá de si se trata de un sistema instantáneo (40-50 ˚C) o de una caldera con acumulador incorporado (55-60 ˚C).

 

Puesta a punto de los radiadores.

Antes de encender o cambiar la configuración de la caldera de casa, es importante comprobar el estado de los radiadores y que funcionan correctamente.

Si no calientan bien, o encuentras puntos fríos en el mismo, es probable que sea necesario purgarlos.

Establece una temperatura confort.

A todos nos gusta estar calentitos en casa, pero no olvidemos que es invierno y no es necesario andar en camiseta y pantalón corto en casa.

Ten en cuenta que una temperatura de 21ºC puede lograr un ahorro de hasta el 20% de energía. Y si bajas la temperatura a 16º C durante la noche, estarás ahorrando un 13% con respecto a mantenerla encendida a 20ºC.

Revisa el termostato y su ubicación.

A través del termostato, controlas la temperatura y el encendido y apagado de la calefacción, por ello es importante asegurarse que funciona correctamente y en los termostatos digitales, comprobar el estado de las pilas.

Tenemos que tener en cuenta, que el funcionamiento de la calefacción lo establece el termostato, el cual esta fijo en un estancia.

Esto quiere decir, que el encendido y apagado de la calefacción se regirá por la temperatura de la estancia donde este ubicado, lo que puede provocar significativas diferencias de temperatura entre estancias (unas más frías o con exceso de calor).

La instalación de válvulas termostáticas en los radiadores, nos permitirá regular la temperatura de cada habitación.

No cubras los radiadores.

Usar los radiadores para secar la ropa o taparlos con elementos decorativos, además de hacer que la estancia tarde más en llegar a la temperatura deseada también implica un mayor gasto energético, por lo que tu factura de gas se verá aumentada.

Si quieres maximizar el rendimiento de tus radiadores, al poner un panel reflectante entre el radiador y la pared, conseguirás recuperar entre un 10-20% del calor que se pierde hacia la pared y además, se distribuirá de manera más eficiente.

Comparte
03 ene

Qué hacer si tu calentador pierde o gotea agua

Antes de empezar, nos gustaría hacer un matiz sobre el término calentador. Si te refieres a calentador como calentador de gas, has de saber que las fugas de agua no se suelen dar en estos equipos. Si por otro lado te refieres a caldera de gas, el origen del goteo más común puede darse por las juntas de las tuberías o por la válvula de expansión que regula la presión por seguridad. Si tu caso es este último, debes canalizar dicho goteo para que no suponga un problema en tu domicilio.

Dicho esto, hablaremos del termo eléctrico, que es el que habitualmente presenta más problemas de goteo, analizando de cada uno de los casos y tratando de darle respuesta.

Principales averías de los calentadores

Una de las averías más comunes que sufren los calentadores es la pérdida de agua o el goteo. El origen de este goteo puede variar en función del tipo de avería que tengamos. En general el goteo puede provenir de la brida, de la válvula de seguridad o de la propia estructura del calentador. Y la solución varía en función del problema, y puede ir desde un simple ajuste de una pieza hasta el cambio del calentador.

Goteo a través de la brida

La brida o el porta resistencias es una especie de tapa que suele ir colocada en la parte inferior del calentador, y en él que se anclan muchas piezas. Cuando el equipo gotea a través de la brida, la solución más común suele ser, sustituir el ánodo que evita que la cal se acumule en el calentador, un cambio de resistencia, y cambiar también la brida, ya que estas tres piezas conforman un conjunto. Cambiar este conjunto de piezas debería solucionar este tipo de goteo.

Goteo a través de la válvula de seguridad

El segundo origen del goteo de un calentador puede ser la pérdida de agua por la válvula de seguridad. Esta avería puede ocurrir si la presión interna del calentador es demasiado alta, y, ante esto, la caldera gota a modo de medida de seguridad. Un aumento descontrolado de la presión del equipo podría conllevar riesgos de explosión, de ahí la liberación del agua. Habitualmente, el motivo por el que esta avería suele aparecer es un exceso de presión en las tuberías de agua del domicilio. La solución a corto plazo es instalar algún desagüe que se lleve estas pérdidas. Pero la solución definitiva a este problema pasa por instalar una válvula reductora de presión que baje la presión de las tuberías de la vivienda.

Goteo a través de otra zona del calentador

Por último, puede pasar que el goteo venga de cualquier otra parte del calentador, de un lugar desconocido bajo la carcasa. En los calentadores eléctricos se debe tener mucho cuidado con la corrosión, ya que, si el ánodo no se cambia, la corrosión puede comenzar a afectar a la estructura del equipo. Si se ha agujereado alguna parte del termo, la solución pasa por cambiar el termo por completo, ya que esta avería es irreparable.

Por lo tanto, para evitar los problemas de corrosión, se recomienda pasar una inspección anual para comprobar el estado del ánodo.

¿Quieres seguir leyendo notícias? Visita nuestro blog

Comparte
22 dic

Averías de termo eléctrico: guía de las más comunes

Un termo eléctrico es un sistema que, sin necesidad de ventilación, chimeneas o salidas de gases, provee de agua caliente sanitaria utilizando resistencias eléctricas. El termo recoge el agua fría de la red sanitaria y, mediante una resistencia eléctrica, es capaz de calentarla hasta temperaturas de 60 ºC. Este proceso puede tardar unas horas hasta que el termo consigue alcanzar su capacidad total de acumulación, que puede ir desde los 15 a los 200 litros.

Guía de averías más comunes en calderas

Una vez definido el termo eléctrico, vamos a realizar una guía de las averías más frecuentes de estos sistemas, explicándolas y tratando de darles solución.

Goteo de agua en termos eléctricos

Para empezar, una de las averías que podemos encontrar en nuestro termo eléctrico es el goteo del agua. El primero de los casos que vamos a analizar es cuando el goteo se da a través de la brida del termo. En este caso la solución más habitual suele ser un recambio de brida, resistencia y ánodo, ya que estas piezas forman un conjunto. Por otro lado, si el goteo se da por cualquier otra parte del termo, el origen puede deberse a la corrosión por un mal mantenimiento. La solución a este problema es sustituir el termo completo, ya que la avería no se puede reparar. Para evitar este tipo de percances es importante realizar un correcto mantenimiento de nuestro equipo, y cambiar el ánodo cada año para proteger al equipo de la corrosión.

Otra de las averías relacionada con el goteo es la pérdida de agua por la válvula de seguridad. Esto ocurre cuando la presión dentro del termo es demasiado elevada, y es una medida de seguridad para que el calderín soporte más presión de la que puede. El motivo de esta avería suele venir por un exceso de presión en la red de aguas de la vivienda, por lo que la solución habitual es la instalación de una válvula reductora de presión en el propio domicilio.

Salta el diferencial de la vivienda

Seguimos con la siguiente avería común en este tipo de calentadores, que se da cuando al utilizarlo, el diferencial que controla tanto la potencia utilizada como las averías eléctricas salte. Descartando que se trate de un exceso de consumo, el caso más habitual es que la resistencia haya entrado en contacto con el agua, causando el fallo. Esto puede ocurrir porque la vaina que protege la resistencia esté perforada, causando que el agua se filtre y se toque la resistencia. Lo más común en estas situaciones es la sustitución de la resistencia dañada.

Al igual que ocurre con la resistencia, también puede pasar que el termostato sea el que esté entrando en contacto con el agua, por lo que en este caso habría que sustituir el termostato.

El termo eléctrico no calienta

Lo más común en estos casos es que el termo esté fallando por una avería de la resistencia, en cuyo caso se habría de sustituir. Aunque este no es el único origen del problema, ya que la avería también puede ser debida a un fallo en el termostato, en el relé térmico de seguridad o en la sonda térmica de temperatura, por lo que un técnico deberá de realizar el diagnóstico de nuestro termo. Lo que sí que podemos hacer nosotros, tal y como hemos dicho anteriormente, es llevar un correcto mantenimiento del sistema, realizando revisiones anuales. De no hacerlo, la cal podría deteriorar en gran medida nuestro termo, provocando una reducción considerable en su vida útil.

No se enciende la luz del piloto

El motivo por el que no se enciende la luz del piloto puede ser porque hay termostatos que tienen otro termostato interno rearmable, que en caso de sobrecalentamiento salta, y corta permanentemente la alimentación de las resistencias. Para corregirlo, únicamente deberíamos, a través de una pequeña ranura que el termostato lleva, introducir un objeto pequeño punzante hasta escuchar un suave “click”. Esto indica el rearme de la pieza interna, y su vuelta al normal funcionamiento.

En caso de que la avería persista, puede deberse a que el termostato esté detectando alguna avería interna, por lo que es recomendable revisar el termo para descartar averías debidas a la calcificación.

Poca cantidad de agua caliente

En caso de que nuestro termo esté funcionando, pero, a la hora de abrir el grifo, nosotros tengamos un caudal muy pequeño de agua caliente, podemos estar ante una pérdida de presión en las tuberías de nuestra vivienda. Si este es el caso, debemos hablar con un fontanero para que solucione nuestra avería.

Averías en bomba de calor

Cada vez es más frecuente utilizar bombas de calor para sustituir a los termos eléctricos. Por ello, también vamos a nombrar de forma breve las averías que podemos encontrar en este tipo de equipos. Por un lado, la primera de las averías más comunes de estos equipos son los fallos del ventilador. El segundo tipo de averías más comunes tienen que ver con la regulación del sistema. Por último, aunque esto es menos probable, puede ocurrir también una fuga del gas refrigerante.

Fuente: Calor y frío 

¿Quieres seguir leyendo notícias? Visita nuestro blog

Comparte
06 dic

Todo lo que tienes que saber sobre el mantenimiento de la caldera

La caldera es uno de los equipos más importantes de nuestro domicilio. Y al igual que otros electrodomésticos, necesita un mantenimiento. ¿Cuáles son los plazos entre revisión y revisión? ¿Son totalmente necesarias? ¿Los hace el fabricante o puedo encargarla a un particular de confianza? Y, lógicamente, ¿cuánto nos va a costar? Este tipo de preguntas nos asaltan siempre cuando pensamos en el mantenimiento de una caldera. Pero lo cierto es que son cuestiones que debemos tener muy en cuenta, ya que realizar un correcto mantenimiento de las calderas es esencial.

Es importante, entender que, dentro del ámbito del mantenimiento de la caldera de gas, existen los conceptos de inspección y de revisión, que no son lo mismo. A continuación, hablaremos de los dos.

Inspección del gas

¿Qué es y quién la hace?

La inspección del gas que utiliza la caldera supone que un profesional de la distribuidora que tengamos contratada revise íntegramente el buen funcionamiento de la instalación del gas. En esta inspección se revisarán aspectos como la estanqueidad, el estado de conservación del contador o el estado y vigencia de las tuberías, llaves y gomas. Por lo tanto, son comprobaciones de la instalación de gas en su totalidad, que se deben hacer por normativa, y están gestionadas por la administración competente.

Como las encargadas de hacer las inspecciones son las compañías de gas, estas contactarán con el cliente por correo ordinario o mediante la colocación de carteles en forma de aviso en la comunidad con al menos 5 días de antelación para dar noticia de su realización. Si el cliente prevé no estar en casa la fecha seleccionada por la distribuidora, puede solicitar otro día para efectuar la inspección. Y, aunque no sea lo más común, también se puede realizar la inspección con una compañía que no sea la contratada.

Precio y pago

Para efectuar el pago de las inspecciones es importante señalar que se cobran dos conceptos diferentes. Por un lado, los gastos de gestión de la distribuidora, que siempre hay que abonarlos, y por otro la inspección en sí misma.

Si optamos por nuestra propia empresa particularel importe será el que acordemos con ella. Si, en cambio, nos decantamos por la opción de la distribuidora de gas natural, el precio es el que estipula cada comunidad autónoma. También es importante recordar que, en las instalaciones compartidas por toda una comunidad de vecinos, hay que añadir el coste de la inspección común lo que hará más cara la factura.

El pago se realiza en la factura de gas de la distribuidora que tengamos contratado. De hecho, aunque hayamos contratado una empresa diferente, el pago se lo pasará a la comercializadora. Es importante saber que nunca debemos pagar directamente al técnico que venga a nuestra casa en la inspección periódica del gas.

Periodicidad

Las inspecciones de gas ordinarias se realizan aproximadamente cada 4 o 5 años que varían según el tipo de gas y la comunidad.

Revisión de la caldera de gas

¿Qué es y quién la hace?

En cambio, la revisión de la caldera del gas es un procedimiento distinto, y varía en función de las características específicas de cada equipo. Las revisiones también se han de realizar por normativa, ya que se encargan de comprobar el buen funcionamiento de la caldea en sí.  La forma correcta de realizarlas es siempre la que marca el fabricante en su manual de mantenimiento. aunque hay más opciones, como contratar técnicos particulares homologados o, incluso, las propias distribuidoras que, en ocasiones, también proporcionan ese servicio.

En la revisión, la finalidad es constatar el funcionamiento correcto de la caldera. De esta manera, nos aseguraremos que es eficiente, segura y su vida útil será larga. Lo recomendable es siempre contactar con el Servicio Técnico Oficial del fabricante. De esta manera nos podrán asesorar directamente, ya que son los que más conocen  las peculiaridades técnicas de sus aparatos y suelen conocer los problemas más típicos que puedan darse y sus soluciones. Además, son los que nos aseguran los recambios originales de la caldera en caso de ser necesaria una reparación.

Cuando las instalaciones sean de más de 70 kW,  se ha de tener un contrato de mantenimiento con una empresa que llevará a cabo las revisiones con la periodicidad que establece la normativa vigente y que es diferente a la de las instalaciones domésticas individuales.

Precio y pago

El precio puede variar en función del contrato que queramos realizar, y también de con quién lo realicemos (Servicio Técnico Oficial, particular o distribuidora. También debemos mencionar que, muchas veces, las marcas de los fabricantes proporcionan revisión sin coste alguno a los clientes que contratan el servicio de mantenimiento anual que además incluye la reparación de averías.

Si estas interesado en realizar el mantenimiento de tu caldera de gas o de gasoil, contacta con nosotros y te informaremos.

¿Quieres seguir leyendo notícias? Visita nuestro blog

Comparte

© 2018 Tecnigrado. Creado por BCM Marketing