28 feb

Cómo ahorrar energía en una comunidad de vecinos

En España, el uso de energía en las viviendas supone más del 15% del total del consumo de recursos energéticos por detrás del transporte y la industria.

La repercusión de emisiones de CO2 a la atmósfera es muy elevada debido a la fabricación de materiales y al uso de las edificaciones. Nuestro parque de viviendas en España es muy antiguo (el 72% de las viviendas existentes se construyeron entre los años 1960 y 1980), por lo que son grandes “devoradoras” de Energía. En este artículo expondremos qué pasos seguir, para conseguir ahorrar energía en una comunidad de vecinos.

1. Realizar una auditoría energética

Una auditoría energética consiste en el estudio integral de los aspectos técnicos y económicos que tienen relación directa o indirecta en el consumo energético de un edificio, para poder establecer medidas correctoras, y obtener así un uso racional de la energía y, por tanto, ahorrar energía. Deberán ser realizadas por técnicos que dispongan de amplios conocimientos técnicos en las instalaciones y elementos constructivos que conforman los edificios.

Para ello, deberán analizar los cerramientos, la iluminación, los sistemas de calefacción y/o climatización, ventilación de garajes, ascensores etc. Así mismo, es importante realizar el análisis de ámbitos de consumo de los propietarios e inquilinos, tales como horarios de calefacción, ventilación e iluminación. Por último se procederá a una recopilación de la facturación energética completa de la totalidad de suministros.
Especial atención, se debe prestar a las instalaciones de calefacción e iluminación-ascensores, que en las comunidades de propietarios suponen aproximadamente un 55% y 40% respectivamente, del consumo energético total del edificio. Si existe la posibilidad económica de realizar actuaciones en los cerramientos, conseguiremos reducir la demanda energética en un porcentaje muy importante, con el consiguiente confort y ahorro para los vecinos del inmueble.

2. Contratar a un gestor energético para ahorrar energía

Una vez realizada la auditoría , se procederá a analizar, por parte de un técnico cualificado (gestor energético), todos los datos obtenidos con el fin de establecer pautas y mejoras que consigan una reducción de la demanda energética, y el consiguiente ahorro económico. Podrá proponer mejoras en cada una de los aspectos que así lo requieran, comunicándoselo a la comunidad de vecinos, y aportando los estudios económicos pertinentes.

Entre las actuaciones para ahorrar energía pueden estar:

    Aislamiento térmico de la fachada
    Sustitución de ventanas por unas más eficientes
    Sustitución de calderas antiguas o en mal estado por otras más eficientes (calderas de baja temperatura, condensación o biomasa)
    Renovación de los puntos de alumbrado de zonas comunes por iluminación led
    Instalación de sistemas de control de presencia para zonas comunes
    Optimización de facturación energética
    Optimización de uso de sistemas de calefacción/climatización/agua caliente sanitaria
    Aporte de energía renovable (solar térmica) o fotovoltaica
    Programa de mantenimiento adecuado

3. Emitir certificado energético único del edificio.

Con un certificado energético de la totalidad del edificio, se podrá conocer el estado actual del mismo, y los puntos sobre los que se ha de incidir, aplicando medidas correctoras. A la comunidad de vecinos se le expondrá, para que puedan tomas las decisiones que consideren más convenientes en materia de eficiencia y ahorro energético. Si se ejecutan algunas de las actuaciones propuestas, se realizará el certificado energético final, con obtención de la calificación definitiva, para poder presentarlo ante los organismos oficiales y poder optar a mejoras en las ayudas gubernamentales o autonómicas.

4. Aprovechar la línea de ayudas establecida por el Gobierno y las Comunidades Autónomas.

Con las ayudas ofrecidas por el gobierno y las comunidades autónomas, las inversiones en comunidades de vecinos para eficiencia energética son rentables, ya que el período de amortización se reduce considerablemente.

Desde el 3 de Febrero de 2018, las comunidades de propietarios, podían beneficiarse del Programa PAREER (Programa de Ayudas para la Rehabilitación Energética) gestionado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). Actualmente el plazo de solicitud está cerrado, a la espera de que se prorroguen dichas ayudas.

Tipología de actuaciones objeto de las ayudas: aquellas que consigan una reducción de las emisiones de CO2 y del consumo de energía final mediante una o varias de las tipologías siguientes:

      1.Mejora de la eficiencia energética de la envolvente térmica
      2.Mejora de la eficiencia energética de las instalaciones térmicas y de iluminación
      3.Sustitución de energía convencional por energía solar térmica
      4.Sustitución de energía convencional por energía geotérmica

Las actuaciones objeto de ayuda, deben mejorar la calificación energética total del edificio en, al menos, 1 letra medida en la escala de emisiones de dióxido de carbono (kg CO2/m2 año), con respecto a la calificación energética inicial del edificio. Esta mejora de su calificación energética podrá obtenerse mediante la realización de una tipología de actuación o una combinación de varias.

Beneficiarios: podrán ser beneficiarios del Programa

    a) Los propietarios de edificios existentes destinados a cualquier uso, siempre que tengan personalidad jurídica de naturaleza privada o pública.
    b) Las comunidades de propietarios o las agrupaciones de comunidades de propietarios de edificios residenciales de uso vivienda, constituidas como Propiedad Horizontal.
    c) Los propietarios que de forma agrupada sean propietarios de edificios y no hubiesen otorgado el título constitutivo de propiedad horizontal
    
d) Las empresas explotadoras, arrendatarias o concesionarias de edificios.
    
e) Las empresas de servicios energéticos. No podrán ser beneficiarios de esta convocatoria las personas físicas sin perjuicio de lo dispuesto en las letras b) o c) del anterior apartado.

Puedes encontrar más información sobre cada una de las ayudas de las comunidades autónomas en el siguiente artículo

Comparte
31 ene

Cómo ahorrar con un termo eléctrico

Los termos o calentadores eléctricos son una buena opción si queremos conseguir agua caliente sanitaria en nuestra vivienda sin hacer instalaciones de gas natural. Pero, al funcionar gracias a una resistencia conectada a la red eléctrica, si no lo utilizamos de forma adecuada, podemos estar consumiendo demasiada energía. Y a su vez, demasiado dinero. Por ello, vamos a dar una serie de consejos que nos aclaran cómo ahorrar con un termo o calentador eléctrico.

Eficiencia y aislamiento

El primer consejo para ahorrar en nuestro termo tiene que ver con el modelo que elijamos. A fin de cuentas, un termo eléctrico no deja de ser un electrodoméstico. Por lo tanto, debemos buscar siempre termos eléctricos con una calificación de eficiencia energética cercana a la A. Y no sólo eso, buscar termos con un aislamiento adecuado puede también reducir el gasto de forma significativa, ya que esto evitará que el agua caliente pierda energía.

Utilizar un termo programable

Muchos de los termos que se venden en la actualidad cuentan ya con un programador. Esto permite al usuario una selección de la temperatura deseada o la posibilidad de programarlo para funcionar sólo a ciertas horas del día o de la semana. El termo también puede contar con una función Smart que aprenda de nuestros hábitos de duchas, minimizando el tiempo de uso. El tiempo que no se está utilizando, el termo no consume, por lo que el ahorro se incrementa.

Bajar la temperatura del termo

El termo eléctrico nos da la posibilidad de elegir la temperatura a la que queremos que caliente el agua. Elegir una temperatura más baja del agua del termo nos permitirá reducir también el consumo energético del hogar.

Elegir la tarifa eléctrica adecuada

Otra de las opciones que tenemos si queremos ahorrar en nuestra factura, es contratar una tarifa eléctrica por discriminación horaria. Esto nos dejará ciertas horas al día en las que la electricidad será más barata. Aprovechando la capacidad de programación de nuestro equipo, podemos programarlo para que funcione en esas horas, haciendo que nuestra agua se mantenga caliente y minimizando el gasto económico del kWh consumido.

Apagar el termo eléctrico para ahorrar, ¿verdad o mito?

Hay opiniones diferentes con respecto a si apagar y encender el calentador para ahorrar es una buena opción. Lo mejor si se va a utilizar de forma continuada durante el día es utilizar un calentador programable, ya que el aparato no se apagará y así evitamos que toda el agua tenga que volver a calentarse cada vez que se realice la puesta en marcha. Por otro lado, si vamos a estar largos periodos de tiempo fuera de casa, claramente la mejor opción es apagarlo para que este deje de consumir durante ese tiempo.

Finalmente, si llevamos un horario estricto de uso del agua caliente (por ejemplo, ducharnos sólo por la mañana y no volver a casa hasta la noche), apagarlo tras la ducha matinal cuando el termo está con agua fría también puede generar un ahorro.

Localización del calentador

Colocar el calentador cerca de la fuente de consumo, es decir, del baño, permitirá evitar pérdidas de energía en la canalización. Por ello, no subiremos la temperatura del calentador para obtener la temperatura deseada en el agua que utilicemos.

Buenos hábitos de consumo

Finalmente, cabe destacar que unos hábitos de consumo correctos mejoran sustancialmente el consumo. Ducharse en vez de bañarse, o utilizar limitadores de caudal para nuestra grifería, nos permitirá utilizar una cantidad menor de agua caliente, y por lo tanto reducirá nuestro gasto. Por otro lado, utilizar el lavavajillas siempre al máximo de su capacidad también optimizará el uso de este, evitando lavados innecesarios. Asimismo, utilizar la lavadora con agua fría, o con temperaturas no tan elevadas, nos puede ayudar a conseguir nuestro objetivo.

Fuente: Calor y frio

¿Quieres seguir leyendo notícias? Visita nuestro blog

Comparte
17 ene

¡Se acerca el frío! Cómo preparar tu casa para hacerle frente

Ante la disminución de temperaturas que se previenen los próximos días, te facilitamos una serie de recomendaciones para que prepares tu hogar y puedas hacer frente al frío, ahorrando al máximo.

Qué hacer frente a una ola de frío

Revisa el aislamiento de puertas y ventanas.

Instalar sistemas de plástico en puertas y ventanas, te ayudará a evitar corrientes de aire indeseadas, que además de evitar que el aire frío entre en tu hogar, también te ayudará a mantener la temperatura interior.

Puedes encontrar estos sencillos y económicos mecanismos en tu ferretería de confianza o en grandes almacenes.

Calienta solo las estancias en las que hagas vida.

Si hay habitaciones que no utilizas o en las que no estas prácticamente en todo el día, cierra las llaves de los radiadores para que no se calienten.

Además, cierra puertas y ventanas, y baja persianas, para evitar al máximo pérdida de temperatura.

Decora tu casa para el frío.

El hecho de tener cuadros o estanterías en la pared hace que la temperatura de esta llegue a ser hasta un 1.5ºC superior, que en la misma pared desnuda.

Utilizar cortinas dobles, una fina para dejar entrar el calor y la luz del sol, y otra más tupida para la noche, o el hecho de usar alfombras, te ayudará a mantener e incluso, subir la temperatura de tu hogar.

Comprobar la caldera

Hay una serie de comprobaciones básicas que podemos hacer nosotros mismos para evitar la aparición de averías indeseadas.

  • Verificar la presión de la caldera Normalmente la presión debe estar entre 1-1,5 bares (zona verde del manómetro), si la presión es inferior a 1, los más probable es que la caldera no funcione.
  • Activa el modo calefacción. Las calderas suelen tener dos funciones, una solo para calentar el agua y otra, que además de agua caliente nos permite tener calefacción. Normalmente, viene indicado con los símbolos de un radiador para la calefacción y de un grifo para el agua caliente.
  • Ajustar la temperatura de trabajo de la caldera. Si esta es de condensación, se aconseja que la temperatura sea de 55-60 ˚C. En el caso de una mixta (calefacción+ACS), la temperatura de salida del agua de los grifos recomendada dependerá de si se trata de un sistema instantáneo (40-50 ˚C) o de una caldera con acumulador incorporado (55-60 ˚C).

 

Puesta a punto de los radiadores.

Antes de encender o cambiar la configuración de la caldera de casa, es importante comprobar el estado de los radiadores y que funcionan correctamente.

Si no calientan bien, o encuentras puntos fríos en el mismo, es probable que sea necesario purgarlos.

Establece una temperatura confort.

A todos nos gusta estar calentitos en casa, pero no olvidemos que es invierno y no es necesario andar en camiseta y pantalón corto en casa.

Ten en cuenta que una temperatura de 21ºC puede lograr un ahorro de hasta el 20% de energía. Y si bajas la temperatura a 16º C durante la noche, estarás ahorrando un 13% con respecto a mantenerla encendida a 20ºC.

Revisa el termostato y su ubicación.

A través del termostato, controlas la temperatura y el encendido y apagado de la calefacción, por ello es importante asegurarse que funciona correctamente y en los termostatos digitales, comprobar el estado de las pilas.

Tenemos que tener en cuenta, que el funcionamiento de la calefacción lo establece el termostato, el cual esta fijo en un estancia.

Esto quiere decir, que el encendido y apagado de la calefacción se regirá por la temperatura de la estancia donde este ubicado, lo que puede provocar significativas diferencias de temperatura entre estancias (unas más frías o con exceso de calor).

La instalación de válvulas termostáticas en los radiadores, nos permitirá regular la temperatura de cada habitación.

No cubras los radiadores.

Usar los radiadores para secar la ropa o taparlos con elementos decorativos, además de hacer que la estancia tarde más en llegar a la temperatura deseada también implica un mayor gasto energético, por lo que tu factura de gas se verá aumentada.

Si quieres maximizar el rendimiento de tus radiadores, al poner un panel reflectante entre el radiador y la pared, conseguirás recuperar entre un 10-20% del calor que se pierde hacia la pared y además, se distribuirá de manera más eficiente.

Comparte
08 nov

Reduce tu factura del gas

A continuación, te damos unos consejos sencillos y que no te costarán nada, para que puedas reducir tu factura de gas.

  • Mantener una temperatura de 20º-21º. Tenemos que ser responsables con el medioambiente, y hay que tener en cuenta que en invierno no es necesario estar en ropa de manga corta. Recuerda que por cada grado que reduces, supone un ahorro de energía de entre un 5 y un 8% .
  • Tener puertas cerradas. De esta manera evitamos corrientes de aire, consiguiendo llegar antes a la temperatura deseada.
  • Radiadores cerrados en habitaciones vacías. Si hay habitaciones a las que no les das uso o que prácticamente no estás en todo el día, te aconsejamos que cierres los radiadores para reducir el consumo de gas.
  • Un buen purgado de la instalación, hará que tu hogar llegue a temperatura confort en el mínimo tiempo posible.
  • Climatización eficiente: unas buenas ventanas con doble cristal reducen considerablemente la pérdida de calor de nuestros hogares, pero debido al alto coste de instalación que conllevan no todos podemos permitírnoslas en nuestros hogares. Si no puedes contar con ellas, puedes levantar las persianas durante las horas de sol, y bajarlas cuando ya hace más frío. Además, unas bonitas cortinas cerradas en las horas de más frío, también te ayudarán a reducir la perdida de temperatura por las ventanas.

¿Quieres seguir leyendo notícias? Visita nuestro blog

Comparte

© 2019 Tecnigrado. Creado por BCM Marketing


Las cookies técnicas son estrictamente necesarias para que nuestra página web funcione y puedas navegar por la misma. Este tipo de cookies son las que, por ejemplo, nos permiten identificarte, darte acceso a determinadas partes restringidas de la página si fuese necesario, o recordar diferentes opciones o servicios ya seleccionados por ti, como tus preferencias de privacidad. Por ello, están activadas por defecto, no siendo necesaria tu autorización al respecto. A través de la configuración de tu navegador, puedes bloquear o alertar de la presencia de este tipo de cookies, si bien dicho bloqueo afectará al correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web.


Las cookies de análisis nos permiten estudiar la navegación de los usuarios de nuestra página web en general (por ejemplo, qué secciones de la página son las más visitadas, qué servicios se usan más y si funcionan correctamente, etc.). A partir de la información estadística sobre la navegación en nuestra página web, podemos mejorar tanto el propio funcionamiento de la página como los distintos servicios que ofrece. Por tanto, estas cookies no tienen una finalidad publicitaria, sino que únicamente sirven para que nuestra página web funcione mejor, adaptándose a nuestros usuarios en general. Activándolas contribuirás a dicha mejora continua. Puedes activar o desactivar estas cookies marcando la casilla correspondiente, estando desactivadas por defecto.


Las cookies de funcionalidad nos permiten recordar tus preferencias, para personalizar a tu medida determinadas características y opciones generales de nuestra página web, cada vez que accedas a la misma (por ejemplo, el idioma en que se te presenta la información, las secciones marcadas como favoritas, tu tipo de navegador, etc.). Por tanto, este tipo de cookies no tienen una finalidad publicitaria, sino que activándolas mejorarás la funcionalidad de la página web (por ejemplo, adaptándose a tu tipo de navegador) y la personalización de la misma en base a tus preferencias (por ejemplo, presentando la información en el idioma que hayas escogido en anteriores ocasiones), lo cual contribuirá a la facilidad, usabilidad y comodidad de nuestra página durante tu navegación. Puedes activar o desactivar estas cookies marcando la casilla correspondiente, estando desactivadas por defecto.


Las cookies de publicidad nos permiten la gestión de los espacios publicitarios incluidos en nuestra página web en base a criterios como el contenido mostrado o la frecuencia en la que se muestran los anuncios. Así por ejemplo, si se te ha mostrado varias veces un mismo anuncio en nuestra página web, y no has mostrado un interés personal haciendo clic sobre él, este no volverá a aparecer. En resumen, activando este tipo de cookies, la publicidad mostrada en nuestra página web será más útil y diversa, y menos repetitiva. Puedes activar o desactivar estas cookies marcando la casilla correspondiente, estando desactivadas por defecto.


Las cookies de publicidad comportamental nos permiten obtener información basada en la observación de tus hábitos y comportamientos de navegación en la web, a fin de poder mostrarte contenidos publicitarios que se ajusten mejor a tus gustos e intereses personales. Para que lo entiendas de manera muy sencilla, te pondremos un ejemplo ficticio: si tus últimas búsquedas en la web estuviesen relacionadas con literatura de suspense, te mostraríamos publicidad sobre libros de suspense. Por tanto, activando este tipo de cookies, la publicidad que te mostremos en nuestra página web no será genérica, sino que estará orientada a tus búsquedas, gustos e intereses, ajustándose por tanto exclusivamente a ti. Puedes activar o desactivar estas cookies marcando la casilla correspondiente, estando desactivadas por defecto.
Para que lo entiendas de manera muy sencilla, te pondremos un ejemplo ficticio: si tus últimas búsquedas en la web estuviesen relacionadas con literatura de suspense, te mostraríamos publicidad sobre libros de suspense. Por tanto, activando este tipo de cookies, la publicidad que te mostremos en nuestra página web no será genérica, sino que estará orientada a tus búsquedas, gustos e intereses, ajustándose por tanto exclusivamente a ti. Puedes activar o desactivar estas cookies marcando la casilla correspondiente, estando desactivadas por defecto.

GUARDAR

Bienvenida/o a la información básica sobre las cookies de la página web responsabilidad de la entidad: TECNIGRADO S.L.
Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en tu ordenador, “smartphone” o tableta cada vez que visitas nuestra página web. Algunas cookies son nuestras y otras pertenecen a empresas externas que prestan servicios para nuestra página web.
Las cookies pueden ser de varios tipos: las cookies técnicas son necesarias para que nuestra página web pueda funcionar, no necesitan de tu autorización y son las únicas que tenemos activadas por defecto. El resto de cookies sirven para mejorar nuestra página, para personalizarla en base a tus preferencias, o para poder mostrarte publicidad ajustada a tus búsquedas, gustos e intereses personales. Puedes aceptar todas estas cookies pulsando el botón ACEPTAR o configurarlas o rechazar su uso clicando en el apartado CONFIGURACIÓN DE COOKIES.
Si quieres más información, consulta la POLÍTICA DE COOKIES de nuestra página web.