08 oct

En Tecnigrado hemos decidido subirnos el DeLorean y viajar a mediados del siglo XIX. El trayecto nos dejará en la emblemática, romántica e histórica ciudad de Budapest, capital de Hungría.

¿Por qué hemos decidido viajar hasta Budapest y en ese siglo? Pues bien, toda persona que haya podido disfrutar de esta preciosa ciudad habrá visitado su magnifico y espectacular Parlamento. Este edificio fue diseñado por Emri Steindl, y construido entre 1885 y 1904. Se trata del edificio más grande de Hungría y también el de mayor altura. A su vez, tecnológicamente fue el más avanzado de su época en el ámbito de climatización. ¿Por qué decimos esto? Ahora lo sabréis.

Tras observar que durante la época estival era muy complicado mantener y controlar la temperatura en su interior y disponer de aire limpio, se instalaron dos balsas en el medio de la plaza para almacenar grandes cantidades de hielo. A su vez, se instalaron conductos de ventilación conectados a esas balsas de agua y hielo.

Para aquella época, este sistema de refrigeración y ventilación era el más avanzado, dado que el aire frío fluía por los conductos, previamente enfriado por el hielo y el agua, con el objetivo de ser conducido por túneles subterráneos hacia el interior del parlamento. Por increíble que parezca, este método se utilizó hasta el año 1994, cuando decidieron modernizar y remodelar la plaza donde se situaban las dos grandes balsas. Éstas se suprimieron, en parte por querer remodelar la plaza y también por las grandes toneladas de hielo que se utilizaban como sistema de refrigeración del edificio.

La remodelación del sistema de ventilación actual no dista mucho del diseño principal. Se instalaron grandes pozos de entrada de aire al lado de las paredes para mantener una temperatura equilibrada y refrigerar el edificio por medio mecánico. Actualmente se siguen utilizando los conductos y se mantienen las estancias frescas y ventiladas.

En Tecnigrado nos gusta la historia y aprender de ella para conocer cómo en momentos anteriores en la historia la humanidad ha diseñado, en este caso, diferentes sistemas de refrigeración en función de la tecnología disponible en cada momento.

Comparte