30 ene

¿Cómo purgar los radiadores y por qué es esencial?

Todas las casas y pisos con sistema de calefacción necesitan de vez en cuando purgar los radiadores para mantener la calefacción lo más eficiente posible.

Aquí os explicamos cómo purgar los radiadores correctamente.

 

¿Cuándo es necesario purgar un radiador?

Es fácil saber cuando un radiador necesita ser purgado, ya que habrá zonas o partes del radiador frías o el radiador pueda estar completamente frío. Esto es debido o sucede cuando el aire queda atrapado en el sistema.

Este aire será expulsado del sistema cuando se purguen los radiadores y ayudando al agua caliente a circular mejor por el sistema.

 

¿De dónde procede este aire atrapado en el sistema del radiador?

El aire puede ser introducido en el sistema por diferentes vías. Esto puede pasar cuando agua nueva entra en el sistema desde el vaso de expansión. Puede ser “creado” por la bomba de circulación.

 

¿Por dónde empezar a purgar los radiadores?

Importante: Previo a purgar los radiadores es necesario apagar la calefacción.

Si mantenemos la calefacción encendida puede provocar dos cosas: Quemaduras a la persona que esté manipulando el sistema (el agua que corre por el interior del sistema estará a temperatura muy alta) y segundo puede provocar que la bomba de agua empiece a captar más aire en el sistema.

  • En el caso de vivir en una casa de dos plantas, se recomienda empezar a purgar por la planta superior. Debido a que el gas que se ha generado se queda acumulado con mayor facilidad.
  • En el caso de vivir en un piso (planta única); se recomienda empezar por los radiadores más cercanos a la caldera.

Para los dos casos, si durante el purgado se observara mucha cantidad de aire y poca de agua, se recomienda parar el purgado y llevar un poco el sistema con agua e intentar más tarde extraer todo el aire restante.

 

Cómo purgar un radiador

  1. Es necesario saber qué tipo de purgadores tienen los radiadores. Manuales o automáticos. Para el manual, con un destornillador plano podrás girar el purgador. Si es un purgador automático necesitarás una llave especial.
  2. Importante es posicionar un recipiente para la captación de agua que salga del purgado.
  3. La válvula correspondiente al purgador, se aconseja abrirla lentamente, evitando la salida del agua a chorro.

Una vez purgado todos los radiadores, es necesario encender la calefacción y observar que la presión esté entre 1 bar y 1,2 bar.

Comparte