17 ene

Ante la disminución de temperaturas que se previenen los próximos días, te facilitamos una serie de recomendaciones para que prepares tu hogar y puedas hacer frente al frío, ahorrando al máximo.

Qué hacer frente a una ola de frío

Revisa el aislamiento de puertas y ventanas.

Instalar sistemas de plástico en puertas y ventanas, te ayudará a evitar corrientes de aire indeseadas, que además de evitar que el aire frío entre en tu hogar, también te ayudará a mantener la temperatura interior.

Puedes encontrar estos sencillos y económicos mecanismos en tu ferretería de confianza o en grandes almacenes.

Calienta solo las estancias en las que hagas vida.

Si hay habitaciones que no utilizas o en las que no estas prácticamente en todo el día, cierra las llaves de los radiadores para que no se calienten.

Además, cierra puertas y ventanas, y baja persianas, para evitar al máximo pérdida de temperatura.

Decora tu casa para el frío.

El hecho de tener cuadros o estanterías en la pared hace que la temperatura de esta llegue a ser hasta un 1.5ºC superior, que en la misma pared desnuda.

Utilizar cortinas dobles, una fina para dejar entrar el calor y la luz del sol, y otra más tupida para la noche, o el hecho de usar alfombras, te ayudará a mantener e incluso, subir la temperatura de tu hogar.

Comprobar la caldera

Hay una serie de comprobaciones básicas que podemos hacer nosotros mismos para evitar la aparición de averías indeseadas.

  • Verificar la presión de la caldera Normalmente la presión debe estar entre 1-1,5 bares (zona verde del manómetro), si la presión es inferior a 1, los más probable es que la caldera no funcione.
  • Activa el modo calefacción. Las calderas suelen tener dos funciones, una solo para calentar el agua y otra, que además de agua caliente nos permite tener calefacción. Normalmente, viene indicado con los símbolos de un radiador para la calefacción y de un grifo para el agua caliente.
  • Ajustar la temperatura de trabajo de la caldera. Si esta es de condensación, se aconseja que la temperatura sea de 55-60 ˚C. En el caso de una mixta (calefacción+ACS), la temperatura de salida del agua de los grifos recomendada dependerá de si se trata de un sistema instantáneo (40-50 ˚C) o de una caldera con acumulador incorporado (55-60 ˚C).

 

Puesta a punto de los radiadores.

Antes de encender o cambiar la configuración de la caldera de casa, es importante comprobar el estado de los radiadores y que funcionan correctamente.

Si no calientan bien, o encuentras puntos fríos en el mismo, es probable que sea necesario purgarlos.

Establece una temperatura confort.

A todos nos gusta estar calentitos en casa, pero no olvidemos que es invierno y no es necesario andar en camiseta y pantalón corto en casa.

Ten en cuenta que una temperatura de 21ºC puede lograr un ahorro de hasta el 20% de energía. Y si bajas la temperatura a 16º C durante la noche, estarás ahorrando un 13% con respecto a mantenerla encendida a 20ºC.

Revisa el termostato y su ubicación.

A través del termostato, controlas la temperatura y el encendido y apagado de la calefacción, por ello es importante asegurarse que funciona correctamente y en los termostatos digitales, comprobar el estado de las pilas.

Tenemos que tener en cuenta, que el funcionamiento de la calefacción lo establece el termostato, el cual esta fijo en un estancia.

Esto quiere decir, que el encendido y apagado de la calefacción se regirá por la temperatura de la estancia donde este ubicado, lo que puede provocar significativas diferencias de temperatura entre estancias (unas más frías o con exceso de calor).

La instalación de válvulas termostáticas en los radiadores, nos permitirá regular la temperatura de cada habitación.

No cubras los radiadores.

Usar los radiadores para secar la ropa o taparlos con elementos decorativos, además de hacer que la estancia tarde más en llegar a la temperatura deseada también implica un mayor gasto energético, por lo que tu factura de gas se verá aumentada.

Si quieres maximizar el rendimiento de tus radiadores, al poner un panel reflectante entre el radiador y la pared, conseguirás recuperar entre un 10-20% del calor que se pierde hacia la pared y además, se distribuirá de manera más eficiente.

Comparte

Leave a reply