21 mar

Entre 2000 y 2015, las emisiones de las casas y de los comercios en las ciudades de la UE se han mantenido estables, según un estudio de la Agencia Europea del Medioambiente. Los locales comerciales, las instituciones y los hogares son responsables del 57% de las emisiones de partículas, del 47% del monóxido de carbono y del 14% del dióxido de nitrógeno. En Fegeca, la asociación de fabricantes de generadores y emisores de calor calculan que el 85% del parque de calefacciones español es ineficiente y contaminante. Actualmente, solo entre el 10% y el 15% de las calderas son de condensación. Una tecnología que permite ahorrar hasta un 25% de consumo de energía y emite un 35% menos de CO2.

Por otro lado, en España no existen ayudas económicas a nivel nacional destinadas a la renovación del parque. Sin embargo, sí que hay ayudas por parte de los Gobiernos regionales de las comunidades autónomas de Madrid, Murcia, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Aragón y Asturias.

El sector de las calderas en la Unión Europea

Según Bruselas, la mitad de la energía consumida en Europa se emplea para calefacción y climatización, y gran parte de ella se desperdicia. El 65% del parque de calderas instalado, que asciende a más de 120 millones de aparatos es viejo e ineficiente. La Asociación Europea de la Industria de la Calefacción (EHI) estima que la tasa de reposición de calderas actual es de una media del 4% al año en Europa, por lo que si se siguieran estas cifras, el parque tardaría en renovarse no menos de 25 años.

Por otro lado, en otros países de Europa se toman medidas para rejuvenecer el parque. En Alemania existe un plan renove, por el cual el usuario recibe una ayuda económica estatal para cambiar de caldera. En Italia, el cliente puede desgravar la factura de la nueva instalación cuando le toca pagar el IRPF. Gallardo asegura que dentro de unos años las calderas instaladas en las casas del boom de la construcción serán un problema, ya que en 2008 las calderas murales de condensación apenas representaban el 0,6% de las ventas.

El peso del sector en España

Fegeca lanzó una campaña en 2015, cuando entró en vigor una normativa europea que obligaba a que todas las calderas de nueva instalación sean de condensación o más eficientes, que se llamó Si condensa, compensa. Con esta campaña, la asociación quería mostrar a los usuarios las ventajas de adquirir una caldera de condensación, gracias a la cual, según el sector, se puede ahorrar hasta un 25% en la factura del gas. En ella, Fegeca también informa de las ayudas que hay por comunidades autónomas destinadas a incentivar la compra de instalaciones más eficientes. Esta iniciativa, que fue subvencionada por las empresas del sector, intentó mostrar a los ciudadanos que existe una tecnología más eficiente y madura, pero no tuvo todo el impacto que hubiesen querido en los medios.

Fuente: Cinco Días / El País

Comparte

Leave a reply